Fibromialgia, una muerte a fuego lento: Enfermedad que puede llevar hasta 10 años en ser diagnosticada

La fibromialgia no se ve, se sufre. La fibromialgia es invisible, pero los millones de personas que la padecen no lo son.







Porque la fibromialgia ha pasado de ser un problema sanitario
Aunque las instituciones sigan mirando para otro lado, la fibromialgia es una realidad que sigue creciendo, que no entiende de clases sociales, nivel cultural, edad, ni punto cardinal. Puede empezar en la infancia e irse agravando con los años, con la aparición de nuevos síntomas.
Lejos de ser sicológica, como muchos se han empeñado en hacernos creer, las últimas investigaciones a nivel mundial apuntan a que es una enfermedad neuroinmune y por consiguiente compromete a todos los sistemas del organismo, pudiendo aparecer hasta más de treinta síntomas diferentes. Los más invalidantes son el dolor y la fatiga crónica.

“La fibromialgia es una enfermedad crónica e invalidante de causa desconocida y sin tratamiento eficaz”.





Durante muchos años se ha evitado esta definición y se ha preferido acusar al paciente de mentiroso, quejica, neurótico, depresivo, timador, victimista… hasta tal punto que la mayor parte de la sociedad ha creído que fibromialgia es sinónimo de cuentista y en todos los foros se habla de forma despectiva y sospechosa de estos pacientes.
Se les expone a los afectados a un “juicio popular” con veredicto: “cadena perpetua”, condenados a encerrarse en casa, a no arreglarse, a no sonreír… porque si lo hacen vuelven a ser juzgados. “No estará tan mala cuando va tan arreglada”, “mira cómo se ríe, no le dolerá tanto…”
Además de estar enfermos, la sociedad cuestiona su derecho a vivir y ser felices. Las personas con dificultades físicas que consiguen éxitos deportivos o personales son ejemplos a seguir y motivo de admiración, y nadie pone en duda su discapacidad, esta admiración y empatía ocurre en todas las enfermedades, excepto con la fibromialgia.

El enfermo de fibromialgia que logra ser feliz, a pesar de la enfermedad, y logra tener éxito, a pesar de las grandísimas dificultades, no es valorado por su fuerza y afán de superación, ni es un ejemplo de vida, simplemente es un motivo para poner en tela de juicio su diagnóstico y, con ello, la profesionalidad del médico que se lo dio.





El hecho de que se haya negado durante tanto tiempo la realidad de esta dura enfermedad ha causado un daño físico y moral irreparable en muchos afectados.

COMPARTÍ ESTE ARTICULO EN LAS REDES