Recibí los artículos en facebook:

BUSCA LOS REMEDIOS NATURALES QUE NECESITES

¡Si tu riñón no funciona correctamente, tu cuerpo te dará estas 8 señales. No deberías ignorarlas.

Los riñones son dos órganos vitales del sistema urinario que tienen forma de poroto y pueden medir unos 12 cm de largo y 6 cm de ancho y tener el volumen equivalente al puño de cada individuo. Aunque todos los seres humanos contamos con dos riñones, es posible vivir sólo con uno.














La principal función de los riñones consiste en eliminar los desechos que se encuentran en la sangre y controlar los fluidos corporales al momento que se genera la orina.
A lo largo del día, los riñones filtran alrededor de 150 litros de sangre y producen entre 1 litro y medio y 2 litros de orina.

Además de su principal función que es la de filtración de residuos, los riñones también cumplen un papel hormonal secundario. Estimulan la producción de glóbulos rojos en la médula ósea e influyen en la producción de una enzima llamada renina que permite reabsorber más sal y ayuda a regular la presión arterial.














El agua que ingerimos es crucial para la actividad y el buen funcionamiento de los riñones. Cuando bebemos una suficiente cantidad de agua los riñones filtran lo necesario y retienen el nivel de agua adecuado en el cuerpo, pero cuando la ingesta de agua es poca, los riñones eliminan poca orina para retener el líquido necesario en el organismo.
Cuando surgen problemas en los riñones no siempre podemos percibirlos y tomamos cuenta de ellos cuando ya el problema esté instalado. A menudo experimentamos dolores en la espalda o problemas al momento de orinar. Cuando ya esta situación se hizo presente es cuando acudimos a los especialistas, de modo que te daremos a conocer ocho indicadores de que tus riñones no están funcionando bien y que son la llamada de alerta para que consultes con tu médico.

8 signos de problemas renales que no debes ignorar:

1. Inflamación.

Cuando surgen los problemas en los riñones estos encuentran dificultad al momento de filtrar y eliminar los líquidos que deben descartarse, de modo que comenzamos a notar inflamación en el rostro, piernas, tobillos, pies y manos.
Retener líquidos es un indicador de que algo no está funcionando bien; si este es tu caso, y si el problema persiste por más de una semana, consulta con un especialista.

2. Erupciones cutáneas.

Otro indicador de que estamos teniendo problemas renales es la aparición de alergias, erupciones, irritación y eczemas en la piel, dado que los riñones no están pudiendo eliminar los desechos de la sangre y esto se traduce en erupciones cutáneas.















3. Cambios en la orina.

Otro indicador importante son los cambios visibles en la orina. Si notas algunas de estas anormalidades no las ignores y consulta con tu médico:
  • Problemas al orinar, dolor, ardor y sensación de querer seguir orinando.
  • Orinar con sangre o percibir color amarronado o rojizo en la orina.
  • Pocas ganas de orinar y orina color té.
  • Orina espumosa.
  • Sentir demasiadas ganas de orinar durante la noche.

4. Fatiga y desgano.

Los riñones producen una hormona llamada eritropoyetina, que participa en la producción de glóbulos rojos, los encargados de transportar el oxígeno a todo el cuerpo. Cuando esta hormona se ve afectada por alguna anomalía en los riñones el cuerpo no se oxigena de manera adecuada provocando fatiga y cansancio.

5. Problemas de concentración.

Cuando la hormona que participa en la creación de glóbulos rojos no trabaja de manera adecuada y el oxígeno no se transporta a todo el cuerpo de manera normal, también puede verse afectada nuestra claridad mental y nuestra capacidad para concentrarnos.

6. Falta de aliento.

Este mismo problema que afecta a la sangre y nos produce fatiga y cansancio también está relacionada con la falta de aliento, la dificultad para respirar y la debilidad muscular.

7. Sabor metálico.

Al no poder filtrar los líquidos y descartar los desechos de manera adecuada a través de los riñones, la sangre se ve excedida en cantidad de toxinas y los sabores de lo que ingerimos comenzarán a verse afectados y a sentirse diferentes. Es normal en esta situación, percibir un sabor metálico en la boca.

8. Dolores.

Finalmente, el dolor localizado en la zona de riñones suele ser un dolor punzante o de tipo muscular que suele darse de manera intermitente y a menudo está relacionado con cálculos renales.
Si a pesar de haber tomado las medidas preventivas para evitar los cálculos y estos de todas maneras se llegan a presentar, podemos acudir a los siguientes remedios naturales:
  • Se debe mezclar un poco de aceite de oliva con zumo de limón y un poco de vinagre de manzana; se toma una buena cucharada y de inmediato el dolor desaparece. Si el dolor regresa puedes repetir el procedimiento cada hora.
  • El jugo de granadilla también es muy útil a la hora de eliminar los cálculos renales.
  • Otro remedio muy eficaz es la infusión de la raíz de diente de león, esta se debe tomar dos o tres veces al día.
  • El magnesio es otra sustancia que puede ayudar a evitar la producción de los cálculos renales, evitando los dolorosos síntomas que estos producen; una cantidad de trecientos miligramos diarios será suficiente. Es importante saber qué alimentos nos pueden proporcionar estos beneficios y así poder incluirlos en la alimentación, de esta manera tan sencilla podremos mantener los cálculos alejados de nuestro organismo.

TE RECOMENDAMOS VISITAR LA FUENTE: MUNDOBLOG

COMPARTI ESTE ARTICULO

PERSONAS ONLINE

Páginas vistas en total

Estadísticas

publi